Cuando nuestros niños son demasiado buenos…

¡Hola amigos!

Muchos padres o maestros manifiestan encontrarse con niños simpáticos, responsables, cariñosos, pacientes, todo un paquete ideal, pero ¡cuidado! estos niños pueden estar atendiendo a nuestras necesidades y dejando las de ellos de un lado.

Resultado de imagen para niños intelectuales

Estos niños tienen características bien particulares las cuales están orientadas a atender las necesidades de sus adultos referentes, como que intentan ser autónomos para no molestar, los deseos de los otros generalmente están por encima de los de ellos, las emociones agresivas como como la rabia evitan manifestarla y suelen asumir responsabilidades que no corresponden con su edad; pero te preguntarás ¿no es eso lo que queremos cuando educamos?  creo que lo importante estar pendiente de los procesos que como niño debe vivir, las travesuras y la diversión deben ser parte de su desarrollo.

Ahora bien, ¿por qué ocurre todo esto? porque piensan que el amor de los otros lo obtienen al no causar problemas, por siempre ser buenos, pero eso causa en ellos ansiedad poco sana y los hace cargar con responsabilidades que no les corresponden, para ellos lo mas importante es no decepcionar y esto tristemente los puede llevar a deprimirse o a cargarse de mucho estrés, además que los conducirá a una adultez en la que su autorregulación será extrema y se reprimirán de vivir y disfrutar de muchas experiencias.

Resultado de imagen para niños frustrados

Como adultos responsables de su formación y desarrollo, debemos demostrarle que nuestro amor es incondicional, ¿qué importa si se equivocan o si no complacen a los otros? la vida es un aprendizaje constante y esto debe ser parte de ello. Es importante ofrecerles a nuestros niños recursos que les permitan protegerse a futuro para que así no se aprovechen de ellos, enseñarles a tener en cuenta que deben atender a sus propios sentimientos. En este sentido, es importante hacerles saber que lo queremos por lo que son y no por lo que hacen, aplaudir sus esfuerzos y restar importancia a los errores,  y no reprobar su conducta en las pocas ocasiones en las que se atreva a expresar sus sentimientos de rabia o molestia.

En fin, es nuestro deber mostrarles el camino para aprender a defenderse, ayudarlo a desarrollar la tolerancia frente a la frustración que le genera no cumplir con sus expectativas, hacer con ellos cosas divertidas que le permitan ver que la vida no es cuadriculada, ni blanco y negro, que vean que está llena de líneas en diferentes formas, direcciones y que son de muchos colores.

Resultado de imagen para niños divirtiendose con padres

Hasta nuestro próximo encuentro.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *