Mamá no quiero ir a la escuela. El manejo de la ansiedad escolar en los niños

¡Hola amigos!

Todos los seres humanos sentimos emociones, incluyendo a nuestros pequeños, y cuando ellos se encuentran durante el período escolar pueden llegar a sentirse nerviosos o ansiosos debido a las diferentes asignaciones.

Imagen relacionada

Esto puede suceder en época de exámenes o presentaciones especiales, alguna salida importante, conflictos en los que se encuentren incluidos o cuando se sienten amenazados, por lo que es necesario que como padres o adultos a cargo, estemos alertas ante cualquier modificación en el comportamiento. Algunas señales que pueden indicar que algo está sucediendo, es que muestren mas inquietos de lo que realmente son, que tengan dificultades para dormir, disminución de su rendimiento académico, que se muestren preocupados por muchas cosas y al hablar con el no pueda controlarlo,  o que sencillamente manifieste que no desea ir a la escuela.

Es importante  que les enseñemos a manejar sus ansiedades, porque esto influye directamente en su desarrollo, en este sentido podemos apoyarlos con estas sugerencias que les dejo.

Resultado de imagen para niño con confianza adulto seguro

  • Entender que el niño puede sentir emociones que le producen ansiedad, sin juzgarlo, debemos ver lo que le afecta desde su punto de vista y no del nuestro. Ayudarlo a entender sus estados emocionales, así como todos tenemos derecho a sentirnos felices, también es normal sentirse nervioso, lo importante de esto es no dejarse dominar por la emoción que estos nervios generen.
  • Que nuestro nivel de exigencia hacia ellos sea proporcional a su nivel madurativo e incrementarla a medida que se va desarrollando, exigirles de mas les causa estrés y ansiedad.
  • Si observamos que alguna situación le genera ansiedad, buscar un espacio de esparcimiento que le permita drenar, de modo que entienda que ésta no le va ayudar.
  • Mantener en casa un clima tranquilo y agradable y más cuando el niño se muestre ansioso por alguna actividad.
  • Conversar con el en torno al tema, actividad o situación que lo hace reaccionar de esa forma, preguntarle como se siente en la escuela, ante sus amigos y ofrecerle herramientas para resolver sin traumas.
  • Conversar con su docente sobre lo que está generando esa ansiedad, y trabajar en conjunto para lograr la tranquilidad del niño.

Si bien es cierto que el cambio de comportamiento es una alerta, es importante tener claro, que son niños y por naturaleza son inquietos, ellos descubren, experimentan y juegan; cada padre conoce a su hijo y al estar pendiente de sus acciones sabe identificar cuando su comportamiento denota ansiedad y cuando es normal.

Recordemos pues, que nuestros niños son seres vulnerables y si no les ofrecemos las herramientas adecuadas pueden presentarse dificultades posteriormente, así que acompañémoslos en todas sus etapas, estemos alertas, necesitan ganar su propia confianza, para que en el futuro sean individuos seguros y con dominio de las situaciones que les toque vivir.

Imagen relacionada

Hasta nuestro próximo encuentro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *