Reconociendo a los Peter Pan

¡Hola amigos!

En la publicación anterior les conté un poco sobre las personas que tienen miedo a crecer, el síndrome Peter Pan, el día de hoy les comentaré sobre algunos aspectos importantes para identificar en niños con estas características.

Analizando al personaje principal de esta película, Peter Pan en un adulto por su edad, pero según su comportamiento es un niño, tal como sucede con  las personas que presentan este síndrome, evidencian un desarrollo no armónico entre su edad cronológica  y su comportamiento.

síndrome de Peter Pan

La conducta normal de una persona en la etapa de la niñez es reir, llorar, jugar, desear cosas, vivir en un mundo de fantasía, y a medida que crece va entendiendo los límites entre las necesidades propias y la de los otros, para llegar a la madurez, sin embargo, en los Peter Pan esos límites no existen.

¿Cómo empieza a desarrollarse?

Se inicia en la primera infancia, cuando los niños se consideran el centro del universo y los adultos afianzamos ese sentimiento satisfaciendo todas sus necesidades, eso no es malo del todo, siempre queremos consentir a nuestros pequeños, lo importante es tener claro que a medida que los chicos van creciendo deben aprender que todas sus exigencias no siempre serán cumplidas de la forma o en el momento que ellos lo soliciten. Ellos deben aprender que existe un horario para jugar, comer, dormir… deben aprender que la cama de sus papas no es la de ellos. Es importante que los padres sin dejar de ser amorosos, establezcan los límites, eviten la sobreprotección y sean observadores, si un niño de siete u ocho años es demasiado infantil, puede estar desarrollando este síndrome.

¿Qué hace un Peter Pan?

Los chicos que empiezan a desarrollar este síndrome se refugian en un mundo de fantasía que construyen en su mente, Peter pan tiene un problema, culpa a todos de lo que sucede, no se hace responsable; así son estos niños, se asustan de las responsabilidades, además son soñadores, les cuesta cumplir sus asignaciones, son olvidadizos, no les interesa nada que esté relacionado con crecer y se les dificulta comprometerse.

Resultado de imagen para yo no fui

Como padres o adultos a cargo, es conveniente apoyar a estos niños, elogiar lo positivo de su personalidad, pero también enfrentarlos con la realidad, para que así asuman las consecuencias de sus acciones cotidianamente; asignar responsabilidades sin exceder de acuerdo a su edad funciona bastante bien en ellos, y mas cuando su esfuerzo es valorado, esto refuerza su autoestima, les proporciona autonomía y les permite crecer.

Para concluir, nosotros como padres o adultos a cargo somos los responsables de que esta conducta se mantenga o no en nuestros hijos hasta llegar a la adultez, por lo que es nuestro deber educarlos con confianza en sus potencialidades, y eso se logra acompañándolos y guiándolos en cada una de las etapas para que se conviertan en adultos responsables.

Resultado de imagen para adulto responsable

 

Fuente consultada: Kiley, D. (1983). El síndrome de Peter Pan. Buenos Aires. Javier Vergara Editores, S.A.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *