Y que vivan los abrazos…

¡Hola amigos!

¿Desde cuándo no recibes un rico abrazo? y ¿desde cuándo no das uno? Para nadie es un secreto que el dar o recibir un abrazo reconforta al mas decaído.

Les cuento que cada año en el colegio de mi hijo realizan una actividad en la que invitan a las familias para realizar un encuentro propiciado por la iglesia católica y así celebrar el Abrazo en familia, pero más allá de cumplir un lineamiento de la iglesia funciona como la excusa perfecta de reencuentro familiar e inter familiar.

En la actividad de este año se trataron varios temas importantes, pero hubo uno que movió las fibras de cada uno de los presentes, fue el tema de la inmigración, porque la realidad de la familia venezolana es que al menos un integrante de su familia ha salido del país en busca de oportunidades.

Es un tema que como venezolana me duela y como individuo que tiene familiares fuera mucho mas, sin embargo, la tarea de ese día fue abrazarnos para darnos fortalezas por esas ausencias, en estas navidades muchas sillas estarán vacías, pero estarán llenando otros espacios con nuestra sazón, amor y ritmo que nos caracteriza y eso es motivo y llena de orgullo. Muchos son los que se han ido, pero también somos muchos los que aún quedamos al norte del sur, llenándonos cada día de fuerza para avanzar y no dejarnos caer a pesar de las circunstancias, llegará el momento de la reconstrucción y debemos estar preparados.

Realmente escribí esta publicación porque quería compartir la experiencia, pero me es duro hacerlo cuando las lágrimas nublan la visión al escribir cada palabra. Si eres de los que tienes familiares fuera, mantén siempre el contacto con ellos, si a ti te duele, imagínate a ellos que dejaron sus raíces y amores acá; y si eres de esos extranjeros que están recibiendo venezolanos en su país, ¡abrázalos! nosotros estamos acostumbrados al contacto, somos afectuosos, recibelos con alegría y dales la oportunidad de demostrar lo buena gente que son.

Desde un lugar de mi amada Venezuela, te envío un fuerte abrazo virtual, seas o no venezolano.

Hasta nuestro próximo encuentro

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *